Make your own free website on Tripod.com

2.2.2 Medida del transporte y sedimentación fluvial.
Hidráulica fluvial. Conceptos generales sobre morfología, dinámica y el transporte de sedimentos en ríos aluviales. Ecuaciones y métodos de uso más extendido para su evaluación y cálculo.


[ir a Índice General]

[ir a Contenido General]

[go to General Index]

[go to General Content]

                                    

 

2.2.2    Medida del transporte y sedimentación fluvial.

 

Como resultado de los procesos de degradación de una cuenca, se desarrolla fundamentalmente el transporte de sedimentos en el cauce principal de un canal natural.  Para la medición de esta magnitud se utilizan dos técnicas: una es la medida del caudal sólido transportado en suspensión, arrastre y disolución (carga de lavado) por las corrientes.  La otra cuantifica los pesos y volúmenes sedimentados en los embalses.  La primera se apoya en el aforo de líquidos y la segunda en la fotografía aérea y la batimetría.

 

Partiendo de la hipótesis de que la erosión de la cuenca da lugar al transporte en suspensión y la erosión longitudinal de cauces al material que origina el transporte de fondo, define Martone, y lo recoge Fournier en su publicación “Clima y erosión”, el concepto de degradación específica como la cantidad anual en peso de material en suspensión, que llega a la sección de control de la cuenca (estación de aforo de sólidos o vaso del embalse) referida a la unidad de superficie; su unidad habitual es el número de toneladas métricas producidas por kilómetro cuadrado de la cuenca en un año.

 

El valor de la erosión total de la cuenca es difícilmente medible, por no decir imposible, en un contexto económico normal.  La degradación específica es una magnitud razonablemente evaluable, ya sea utilizando las “artes” del aforo de sólidos o la batimetría, unida a la medida de peso volumétrico de sedimentos en embalses.  A la persona que quiere conservar la cuenca, le interesa el valor de la erosión en vertientes; al administrador de obras hidráulicas lo que le produce dificultades (aterramiento de embalses, entarquinamiento de canales, deficiencias en el drenaje, mala calidad en las aguas, etc) es la degradación específica, ya que los sólidos transportados en suspensión, al disminuir la energía de las aguas que lo sustentan, precipitan en los medios sedimentarios artificiales creados por el hombre.

 

El ciclo de erosión es el periodo de tiempo durante el cual los agentes de erosión trabajan para reducir los relieves, creados por la orogénesis.  En la actualidad se admite, en contraposición al esquema de Davis, que “Las crisis erosivas son breves pero violentas y no todas de la misma naturaleza y que se producen en cualquier momento en relación con los movimientos tectónicos y orogénicos discontinuos pero acaecidos en un largo periodo de tiempo” (George Viers). 

 

En los eventos extremos de erosión activa, el modelado está en plena evolución, dándose la morfogénesis y no la edafogénesis, éste es el caso de vertientes en rexistasia.  En los largos periodos de erosión normal, se observa el crecimiento en espesor del suelo (edafogénesis) y el descenso morfogénico del relieve, se tendrá entonces interfluvios en biostasia.

En el modelado fluvial de los climas templados, la erosión normal es prácticamente nula y por tanto no ocasiona problemas.  En la misma ubicación geográfica, la responsable de la existencia de cuencas con evolución rexistática es la erosión antrópica, que en diferentes ámbitos o condiciones geográficas, se puede acentuar por la inestabilidad climática y estructural.  En este caso, la actuación del protector de cuencas se concentra por medio de la ordenación del territorio en corregir los daños producidos por el hombre. Si un ciclo de erosión, en el dominio de los climas templados, llegara a su culminación, el relieve resultante sería la penillanura y por la sección de cierre de la cuenca, en la que ha actuado, habría pasado, transportado por aguas, todo el relieve destruido por gliptogénesis. (Erosión en sentido estricto). 

 

El tiempo de amortización de las obras hidráulicas es casi un infinitésimo del tiempo geológico y por lo tanto, a escala de tiempo normal, de la erosión total, que engloba todo el material de origen lítico y edáfico arrancando a las vertientes solo una parte, la degradación específica, alcanza el cauce principal, siendo transportada en general, en suspensión.

 

 


Escuela Colombiana de Ingeniería. Centro de Estudios Hidráulicos y Ambientales.
Si tiene comentarios o inquietudes acerca de este Sitio-Web, por favor enviar un e-mail a:
gregoriomarin@engineer.com